Compartiendo nuestras esperanzas | Cáritas Guatemala
16295
post-template-default,single,single-post,postid-16295,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-12.1,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.2,vc_responsive

Compartiendo nuestras esperanzas

 

El Papa Francisco, desde el inicio de su pontificado, reconoció la necesidad de ampliar espacios de participación para las mujeres, tanto en la vida social como eclesial, donde su injerencia sea más incisiva, aportando su “genio femenino”.(1)

En la Exhortación apostólica Evangelii Gaudium nos dice: “todavía es necesario ampliar los espacios para una presencia femenina más incisiva en la Iglesia. Porque el genio femenino es necesario en todas las expresiones de la vida social; por ello, se ha de garantizar la presencia de las mujeres también en el ámbito laboral y en los diversos lugares donde se toman las decisiones importantes, tanto en la Iglesia como en las estructuras sociales.” (2)

El genio femenino no hay que asociarlo unívocamente al ideal romántico-maternal. Idealizar de este modo a las mujeres funciona como el reverso de su reclusión en el ámbito privado. El genio femenino, asociado a una presencia incisiva, penetrante y aguda, que interpela y moviliza, comporta la iniciativa, la fuerza arrolladora, el desarrollo de estrategias, la planificación esmerada, la superación cueste lo que cueste, la capacidad de escuchar y de dialogar, la compresión cada vez más profunda de la realidad, el estudio, el discernimiento crítico, la capacidad de recomenzar una y otra vez, la lucha paciente y perseverante por las reivindicaciones de los legítimos derechos. También supone el heroísmo cotidiano en la defensa de los valores que no se negocian (EG 212). Por tanto, este genio femenino, está llamado a transformar junto con el masculino, la realidad allí donde se toman las decisiones importantes y en las diversas actividades de la vida cotidiana, que incluyen la maternidad y el hogar.

Es   por ello que mujeres y hombres convocados por el Departamento de Justicia y Solidaridad del Consejo Episcopal Latinoamericano, DEJUSOL CELAM y por el Secretariado Latinoamericano y de El Caribe de Caritas SELACC; nos reunimos del 6 al 8 de noviembre, como “Encuentro Latinoamericano y Caribeño” para reflexionar y buscar alternativas en torno a la realidad de la Mujer, la Seguridad Alimentaria, la Erradicación de la Pobreza, los Objetivos de Desarrollo Sostenible e Incidencia.

1. Somos Iglesia en salida y en búsqueda, conscientes que nuestra América Latina y El Caribe tiene un rostro plural y diverso, que nos enriquece a todos y todas, y que no es posible pensar la evangelización integral al margen y sin el aporte de las mujeres en el servicio a la justicia, la verdad y la caridad: “Si queremos una nueva y vivaz etapa de la fe en este continente, no la obtendremos sin las mujeres.  Por favor,  no  pueden  ser  reducidas  a  siervas  de nuestro recalcitrante clericalismo;   ellas son,  en cambio,  protagonistas en la Iglesia latinoamericana”.(3)


2. Vivimos en América Latina y El Caribe la emergencia del empobrecimiento de amplios sectores y la pobreza extrema que tercamente se mantiene y que se expresa en la mala alimentación, malos servicios de educación y salud; crece la brecha entre los que no tienen ni dinero ni poder, y se alimentan de chatarra, que produce enfermedades y obesidad. Ante esta realidad de dolor es oportuna la propuesta del Papa Francisco para celebrar la Jornada Mundial de los Pobres el día domingo 19 de noviembre, que permitirá impulsar y renovar nuestra “opción preferencial por los pobres” y llamar la atención al mundo entero para buscar soluciones al flagelo de la pobreza.


3. En la mayoría de nuestros países pobres, las mujeres son las que tienen a su cargo las familias, mientras que muchos hombres viven una situación marginal, aunque observamos el desarrollo de una nueva conciencia, todavía débil, pero importante. La pobreza tiene rostro femenino, las niñas son marginadas por nacer niñas, no se educan y luego son violentadas y abusadas al interior de los propios núcleos familiares, por eso, estos abusos están sub-registrados.

El crecimiento económico, que se ha experimentado en la región, no se ha revertido en una industrialización que avance al desarrollo integral y sostenible. Reconocemos algunas reformas importantes en derechos, pero siguen siendo pequeñas frente a una realidad tan grave y extendida, y con un aumento imparable de la migración, de la trata de personas, del trabajo esclavo y de abusos sumamente graves por la flexibilización de los derechos laborales.


4. En este marco, el que la mayoría de nuestros países hayan firmado los Objetivos de Desarrollo Sostenible, son una señal de esperanza, pues creemos que éstos se constituyen como una herramienta valiosa para lograr un mundo más equitativo con igualdad de derechos para mujeres y hombres. Por primera vez en su historia la humanidad estaría en condiciones de erradicar el hambre, de allí que hacemos nuestro su lema: “que nadie se quede atrás”. Así mismo, extendemos a los hombres una urgente invitación a construir un mundo más equitativo.


5. Ante la necesidad de acompañar el proceso de implementación de los ODS, nos comprometemos a incidir desde nuestros países ante nuestros gobiernos y organismos regionales para hacer realidad los derechos que acompañan cada uno de los ODS, teniendo como base la ética en la función pública, y en el manejo de los bienes globales. Creemos importante que en este Encuentro de la Pastoral Social Caritas de América Latina y el Caribe hayamos logrado una propuesta para lograr del acceso de mujeres migrantes a programas estatales de alimentación.


Ponemos todo este esfuerzo en manos de Santa María de la Antigua, Patrona de Panamá, que ella Mujer y Madre acompañe nuestros esfuerzos para hacer de nuestra América, un lugar de equidad entre hombres y mujeres, de justicia y solidaridad por los más pobres de entre nosotros.

 

Equipo de trabajo de Equidad de Hombres y Mujeres.

Secretariado Latinoamericano y del Caribe de Caritas (SELACC).

 

 


(1) Comenzaba su pontificado el 13 de marzo de 2013 y de regreso a Roma desde la Jornada de la Juventud en julio de ese mismo año compartió con los periodistas en vuelo su pensamiento sobre las mujeres: “No se puede entender una Iglesia sin mujeres, pero mujeres activas en la Iglesia, con su estilo, que llevan adelante.” Francisco, Conferencia de prensa del Santo Padre Francisco durante el vuelo de regreso a Roma
domingo 28 de julio de 2013

https://w2.vatican.va/content/francesco/es/speeches/2013/july/documents/papa-francesco_20130728_gmg-conferenza-stampa.html

Más adelante, en la entrevista que concediera a Spadaro en septiembre del mismo año se extiende en su pensamiento: “Afrontamos hoy este desafío: reflexionar sobre el puesto específico de la mujer incluso allí donde se ejercita la autoridad en los varios ámbitos de la Iglesia”.

https://w2.vatican.va/content/francesco/es/speeches/2013/september/documents/papa-francesco_20130921_intervista-spadaro.html

La Real Academia Española define incisivo como aquello que es  punzante  y mordaz. Punzante es aquello que penetra, haciéndose sentir interiormente y mordaz connota la crítica aguda e ingeniosa que repercute en quien la recibe. http://lema.rae.es/drae/srv/search?val=incisivo&submit.x=36&submit.y=12

(2) Francisco, Evangelii gaudium , 103.

(3) (Discurso del Papa Francisco a los Obispos del CELAM, Bogotá, 07/09/2017).

 

Sin comentarios

Publicar un comentario

Evaluación nutricionalODK